martes, 31 de marzo de 2015

2 DE ABRIL



Uno de mis alumnos me mira 
y me dice sonriente: “¡Qué bonito!”.

Me está mostrando un dibujo 
que acaba de colorear en el ordenador.


Para mí, ese es uno de los momentos “mágicos” que suceden en mi clase cada día.
Momentos en los que un paso en apariencia insignificante es un paso de gigante.
Aprendamos a valorar cada logro, cada esfuerzo, cada avance 
de nuestros chicos y chicas con autismo.
Huyamos de las generalizaciones, 
de las expresiones peyorativas, 
de la falta de expectativas...
Tengamos siempre como punto de partida el respeto
 y no olvidemos nunca que nuestra obligación es aprender para poder ayudarles.


http://plataformadesarrollo004.worthsapiens.com/campana-de-concienciacion/#Redes-Sociales


1 comentario:

  1. Hola. estoy de acuerdo con tus reflexiones... seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.